Páginas

viernes, 23 de diciembre de 2011

El pago de Don Atahualpa

Casa Museo Atahualpa Yupanqui - Cerro Colorado, Córdoba 


"Caminiaga, Santa Elena
El Churqui, Rayo Cortado
no hay pago como mi pago
¡viva el Cerro Colorado!"

La Casa Museo Atahualpa Yupanqui se encuentra en la localidad de Cerro Colorado, precisamente "detrás" del cerro homónimo, unos 150 km al norte de Córdoba capital, siguiendo la Ruta Nacional 9 hasta Santa Elena donde se debe virar hacia el oeste unos once kilómetros más. Al llegar a la casa uno puede descubrir el refugio de paz y tranquilidad donde ese gran artista solía encontrar la inspiración y el descanso luego de sus prolongados viajes llevando su música y poesía por todo el mundo. Allí vivió días felices, hizo entrañables amigos y dejó huellas indelebles de su paso. Nos queda su obra, inmensa, inmortal. Compartimos en esta breve nota algunas imagenes, junto a fragmentos (en itálica y entre comillas) de su maravillosa poesía.

El Cerro Colorado, desde la finca de Don Ata

Su casa era de piedra canteada, cómoda pero sencilla.

"Aquí canta un caminante
que muy mucho ha caminado
y ahora vive tranquilo
 en el Cerro Colorado"

La Fundación Atahualpa Yupanqui administra la Casa Museo donde se exponen objetos, partituras, su guitarra, sus imágenes y retratos entre otros, testimonios de su enorme labor artística, así como también los premios y distinciones que cosechara el poeta por todo el mundo. En este espacio se realizan muestras y exposiciones tanto como actividades artísticas y culturales orientadas al conocimiento y valoración del acervo tradicional de nuestra tierra. En la web de la Fundación encontrarás todo acerca de Don Atahualpa, biografía, cancionero, imágenes y notas: Fundación Atahualpa Yupanqui.

Detrás de la casa, los frescores del Río los Tártagos

que el poeta llamara "Agua escondida"

"Agüita de río, camino de piedra
De cada quebrada, se lleva una pena
Agüita de río, lo mesmito soy
¡no se de ande vengo ni pa donde voy!"

La biblioteca "Pablo del Cerro" guarda unos 3000 volúmenes sobre folclore y tradición. En la siguiente imagen, vista de la Casa de Don Ata desde la entrada, detrás el Cerro La Mesa.

"Me voy por la cuesta arriba
orillando la quebrada.
Pura piedra y soledad,
camino de Caminiaga"

Bajo la sombra de un roble, descansan sus restos mortales

junto a los de su amigo, Don Santiago Ayala "el chúcaro", "el gran bailarín" inmortalizado en la canción de Horacio Guaraní.

No faltan las aves en la casa del payador perseguido, pues se encuentra dentro de las 3000 hectáreas que conforman la Reserva Natural y Cultural Cerro Colorado, importante refugio de la flora y fauna característica de la eco región del Chaco Serrano, donde también se protege el importantísimo patrimonio arqueológico, histórico, social y cultural de este bellisimo lugar. (Ver la nota anterior: El arte rupestre de Cerro Colorado). En la imagen, un Pepitero de Collar (Saltator aurantiirostris).

Mapa de Cerro Colorado

Más de 30.000 motivos registrados hacen de Cerro Colorado uno de los más importantes sitios arqueológicos con pinturas rupestres de Sudamérica. El arte rupestre de Cerro Colorado se caracteriza por el amplio espacio temporal en el que fueron realizados (desde el 500 d.C hasta los tiempos de la conquista española) y la diversidad de motivos representados.

"Adiós Cerro Colorado
cerro de piedras pintadas
Algún día he de volver
por tu camino de cabras"
(Atahualpa Yupanqui)



Ver también (sobre el norte cordobés):


4 comentarios:

  1. quiero que publiquen cuando se creo el museo ;) gracias , igual la info esta completa

    ResponderEliminar
  2. hoy he visitado la casa de Don Atahualpa, sinceramente me he emocionado al ver todas las cosas que allí están y que le pertenecieron. Precioso el lugar y Cerro Colorado un belleza que no se puede explicar con palabras

    ResponderEliminar
  3. Lindo Cerro Colorado estuve bajo sus sombra de los viejos Algarrobales, y el Rio que hablaba con su voz de cumbre...y ese silencio cósmico que me dejaba sus mensajes milenarios, quiero volver, quiero volver...(Hugo Molina)

    ResponderEliminar
  4. Tuve el honor de conocer personalmente a Don Atahualpa y años después, la alegría de recibir el encargo de proyectar un monumento que sería erigido en su homenaje, emplazado en un predio ubicado casi al ingreso de la Ciudad Universitaria de Córdoba.
    El impulsor de esa idea era el Arq. Jaime García Vieyra, por entonces Secretario de Cultura de la Provincia de Córdoba.
    Tiempi después le llevé los bocetos que realicé a esos fines y que él aprobó entusiasmado y que a su vez los expuso al Gobernador Squiaretti en una reunión con su Gabinete de Ministros.
    Mas tarde meventeré por un comentario oficioso que un par de esos ministros objetaron severamente que se pretendiera honrar a un "comunista de mierda" y menos frete a la universidad.
    Al parecer, ese criterio predominó.
    El Secretario García Vieyra no imaginó tal final para lo que él juzgaba como un sobradamente justiciero homenaje.
    Mientras, yo había comenzado a hacer algunos estudios del retrato que lo mostraría de cuerpo entero en escultura de bulto y con una altura proporcionada de mas de 2 metros, conformando el eje del conjunto escultórico.
    Ante el fracaso del proyecto, Néstor "Tito" Acevedo, por entonces Director de Cultura Para El Interior de la Provincia, propuso que una de las dos cabeza de esos estudios que ya estaban copiadas en piedra sintética, le fuera obsequiada a la Ciudad de Cosquín para ser instalada en el predio de su conocido festival.
    La burocracia coscoína impidió que también ese homenaje se realizara, por lo que finalmente entre el Secretario de Cultura y el Director, resolvieron con mi entusiasmada aprobación ofrecérsela al Museo que funciona en la casa de Don Ata en el Cerro Colorado.
    La otra copia fue instalada en la Asociación Gaucha de Villa Ascasubi, Provincia de Córdoba.
    El final fue, al menos para mi gusto, un final felíz ya que ambas obras están en lugares donde las aprecian y respetan, lo que particularmente como escultor me satisface grandemente, aún más porque considero un lugar mucho más importante la casa-museo en el Cerro Colorado que el encuentro musical que alguna vez fue el Festival Nacional de Folclore.
    El sencillo monumento se compone de un pedestal tipo columna cuadrada, hecho con piedas del lugar, soportando la cabeza en su parte superior. Por obra del albañil que tuvo a su cargo el emplazamiento, la cabeza se la ve inclinada levemente hacia un costado, lo que espero poder solucionar algún día.
    La ubicación es a pocos metros de su tumba, en el lugar que eligió su hijo diciendo que desde allí su tata se paraba preferentemente a mirar a su querido cerro.

    ResponderEliminar